Las primeras joyas en forma de imperdibles

Desde los inicios de la historia los anillos, pendientes, collares, relojes, colgantes, etc. se han creado tanto para chicas como para chicos, en casi todas las comunidades. Siempre se han utilizado como ornamento y para acentuar la belleza de las personas.

Los primeros gemelos personalizados en forma de imperdibles que se enganchan en la ropa, esclavas, cadenas, etc. vienen de El continente que limita al norte con el mar mediterráneo, al este con el mar rojo y el océano índico, al oeste con el océano atlántico y al sur con con los océanos atlántico e índico, concretamente durante el período anterior a la Historia del ser humano.

Hace setenta siglos aparecieron los primeros pendientes, anillos, collares, pulseras, etc. de un mineral que lleva en su composición crisocola, brochantita, antherita, atacamita, y cuprita.

En el antiguo Egipto las gargantillas, puseras, exclavas, sortijas, etc. eran símbolo de fortuna y poder religioso.

En grecia no solían usar piezas de joyería y cuando decidían hacerlo era para acontecimientos especiales. Servían para hacer regalos además de que las damas las llevaban para acentuar su belleza y demostrar que eran de una clase acomodada.

A la llegada de los romanos al continente europeo, la joyería cambió. La alhaja que más éxito tuvo era el cierre formado por dos pieas una de las cuales engancha en la otra, y de esta forma lucían más las prendas. Utilizaron bronce, oro, carey, jáde, zafiros, esmeraldas, perlas, etc., porque contaban con muchas opciones en todos los territorios. Creaban collares, cierres, brazaletes y pendientes. Además de que inventaron alhajas que penden del cuello y podían introducirles perfume. Las señoritas de thomas Parkers usaban muchas piezas de joyería, mientras que los señores utilizaban sortijas.

Durante el movimiento artístico que tomó lugar en europa occidental en los siglos xv y xvi y la época en la que exploró Colón, Vasco de Gama, Pedro Alvarez Cabral, Juan Sebastián Elcano, etc. contribuyeron al desarrollo de la joyería en Europa.

Bajo el imperio de napoleón bonaparte. Los especialistas de la joyería fabricaron guirnaldas, pendientes, anillos, joyas con sistema de cierre, pulseras y colgantes a juego.

Los cambios políticos, económicos y sociológicos y además el paso a una economía mecanizada, urbana e industrializada llevaron a que surgiera el individuo con unos ingresos que le permitían ahorrar o invertir que se podía comprar aros, esclavas, gargantillas, alianzas, adornos que se llevaban prendidos en la ropa, etc..

A día de hoy los nuevos recursos y el uso del aluminio, hierro, bronce, estaño, cobalto, etc. han convertido las joyas en un producto renovado, y además por un importe moderado.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn